Servicios notariales

Cuándo puede emanciparse un menor: todo lo que necesitas saber

Si te preguntas cuando puede emanciparse un menor está en el lugar indicado. En Notaria Aparicio puedes encontrar esta respuesta y mucho más. Para que la emancipación de un menor tenga lugar deben existir determinados motivos y condiciones. 

¿Cuándo puede emanciparse un menor?

La emancipación puede darse en 2 casos:

  • Emancipación por concesión de los que ejercen la patria potestad. El menor debe tener dieciséis años cumplidos y consentir en su emancipación. Se otorga por escritura pública o ante el juez.  Una vez llevada a cabo, la emancipación es irrevocable. Es más que recomendable por eso contar siempre con los servicios de un notario. Además, se considerará emancipado al hijo de más de dieciséis años que viva independientemente de sus padres con consentimiento de los mismos; quienes, sí en este caso, pueden revocar la emancipación.
  • Emancipación de menores por concesión judicial. A partir de los 16 años, el menor puede solicitarla al juez bajo determinadas circunstancias: los que ejercen la patria potestad se han casado otra vez o conviven con otra persona distinta; los progenitores viven en estado de separación; se de la existencia de obstáculos graves para ejercer la patria potestad; o que el Juez, informe del Ministerio Fiscal mediante, considere ajustada a derecho l concesión de la mayoría de edad al menor tutelado de más de 16 años.

¿Qué efectos produce la emancipación?

La emancipación permite al menor regir tanto su persona como sus bienes como si fuese mayor de edad, pero necesitará el consentimiento de sus padres o tutor para:

  • Pedir préstamos, gravar o vender bienes inmuebles, establecimientos mercantiles o industriales.
  • Disponer de bienes de extraordinario valor (como joyas). Ser defensor de los bienes de un desaparecido o representante del declarado ausente. Otorgar testamento ‘ológrafo’ (de puño y letra).
  • Aceptar por sí mismo una herencia sin beneficio de inventario (ya que no puede disponer libremente de sus bienes).
  • Pedir la partición de una herencia, ni repartir con los demás coherederos.
  • Tampoco podrá ser tutor o curador, ya que su capacidad de obrar no es completa.